home Noticias EN ESTOS DÍAS DE NAVIDAD

EN ESTOS DÍAS DE NAVIDAD

Nacimiento. Plaza San Marcelo. León
Alegría, amor, estrella, felicidad…. Son palabras, sentimientos y deseos que impregnan la cotidianidad en estos días navideños.
A L E G R I A: En nuestro camino debe brillar la alegría, el compartir la fiesta, los espectáculos sanos y dignos, los encuentros festivos con los amigos, las reuniones familiares donde percibimos la satisfacción del encuentro con los seres queridos que nos da fuerza y nos capacita para sobre llevar con santa paciencia los empujones, los pisotones, las caídas, las enfermedades….. que conlleva el oficio de vivir. Así en una de “las florecillas de San Francisco” el Santo enseñaba a Fray León cómo en la paciencia está la perfecta alegría.
A M O R: Esta maravillosa historia de amor de Dios hacia los hombres alcanza su plenitud en la venida del Niño Dios al mundo asumiendo la naturaleza humana. Esta ternura, que brota del portal de Belén, puede transformar nuestro corazón de piedra en un corazón de carne y capacitarnos para amar a Dios y a todos los hombres.
E S T R E L L A: Estos días de final de un año y comienzo de otro tal vez nos preguntemos ¿cual es la estrella que guía nuestro camino? La estrella que nos conduce hasta donde está Dios solo puede ser la estrella del amor. La estrella del amor que nos acerca a los hermanos para descubrir en los pobres, en los que sufren, en los desplazados, en los más pequeños…. El rostro de ese Dios que nos entregó su amor en el Niño de Belén.
F E L I C I D A D: La felicidad no es ausencia de dificultades, de lucha, de enfermedades….El gran amor que Dios non muestra, con la admirable sencillez del portal de Belén, nos hace superar estas pequeñas cosas y caminar, felices, al encuentro definitivo con Dios y con los hermanos.
Rabindranath Tagore en una célebre frase dice “cada niño, al nacer, nos trae el mensaje de que Dios no ha perdido todavía la esperanza en los hombres”. El Niño, de quien estos días celebramos el nacimiento, nos trae la certeza del amor infinito de Dios que nos guía hasta El, como la estrella a los Reyes Magos, por el camino de la alegría y la felicidad.
El Caminante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *