home Reflexiones CUIDAR LAS RELACIONES SOCIALES

CUIDAR LAS RELACIONES SOCIALES

Utilizamos mucho el correo, el wasapp, los mensajes, pero posiblemente estemos descuidando las auténticas relaciones sociales. El llamar por teléfono, el quedar a tomar un café o salir a dar un paseo, el cenar juntos, el dialogar sin prisas. El libro “más amistades y menos likes” nos alerta de ello.

El libro da varias ideas para lograr fortalecer relaciones y optimizar el tiempo. Finaliza con 5 reglas básicas:

 

1- Agradecer

Nos es más fácil criticar que dar gracias y alabar las cosas buenas de los demás. Sin caer en la adulación, es bueno, al quedar con nuestras relaciones, alabar y agradecer sus dones y las cosas que hacen bien y que nos gustan. Pide “un agradecimiento auténtico, que le llegue”, más allá de la palmadita en la espalda. Además, el agradecimiento sincero y frecuente en las cosas buenas hará que seamos creíbles cuando, en un caso serio, expresemos una crítica razonada.

2- Adelantarse

“Si me importas, pienso en ti. Y si pienso en ti, se me ocurren cosas que pueden ayudarte. Antes de que me las pidas”. Adelantarse es proponer hacer algo juntos, llamar antes que el otro, interesarse por el problema del otro antes de que me lo cuente, presentarse en su casa si intuyo desánimo…

Muchas veces se nos ocurren cosas para hacer, adelantándonos, pero por pereza o falta de disciplina, las dejamos sin hacer. Hay que organizarse y actuar.

3- Abordar los cafés pendientes

“Un café pendiente es una conversación que no hemos tenido pero que está ahí, muy presente. Por algo que ha ocurrido que nos ha sentado mal, o por algo positivo que no hemos agradecido aún”.

Cada vez que vemos o recordamos a esa persona, pensamos: “Deberíamos quedar, tenemos ese café pendiente…” No se esfuma de la cabeza aunque pasen años y años. 

Y requiere café porque “ha de ser una conversación sosegada, tranquila, en la que podamos compartir los sentimientos. Expresando lo que he sentido, en primera persona, sin acusaciones”.

Pero el café pendiente es sólo con las personas que realmente me importan, relaciones valiosas. “No vale la pena matarse a cafeína con personas que ni nos comprenderán ni con las que no hay nada que podamos regenerar, porque la relación no se aguanta por ningún lado”.

 4- Estar presentes en la adversidad

El libro de Proverbios ya lo dice en la Biblia: “En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de adversidad”. En los momentos duros reconforta realmente verse acompañado de personas, y más de amigos. En nuestra época, ante los momentos de adversidad de los amigos, “nos invade la pereza de estar, porque no sabemos cómo estar”. En realidad, lo importante es estar allí, no hablar ni comparar entre adversidades.

 5- Las 3 frases mágicas: hay que decirlas mucho

Ramon-Cortés, igual que el Papa Francisco, insiste en que hay que repetir una y otra vez estas palabras que refuerzan las relaciones: “Gracias”, “Lo siento” y “No pasa nada”. (Francisco habla de “gracias”, “perdón” y “¿me permites?” o “por favor”).

En nuestra época nos cuesta llamar por teléfono o quedar con alguien para dar las gracias, lo aplazamos y se convierte en “café pendiente”. También nos cuesta pedir perdón sin acompañarlo de un “pero es que…” Y el “no pasa nada” es importante para superar el rencor. No hace falta siempre decírsela al otro: a menudo basta con que nos la digamos a nosotros mismos. En realidad es un perdonar.

“Podemos, y tenemos, que utilizarlas a diario”, insiste el autor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *