home Reflexiones DIVORCIADOS

DIVORCIADOS

En la charla que se nos ha dado sobre el EDIP y otros acompañamientos echamos de menos que no se nos dijera que tenemos que acompañar a los separados, divorciados y vueltos a casar…

El papa Francisco no se ha olvidado de ellos y en su exhortación apostólica sobre la familia, se dirige a los divorciados vueltos a casar para decirles que “no sólo no tienen que sentirse excomulgados, sino que pueden vivir y madurar como miembros activos de la Iglesia”, y advierte que “ya no es posible decir que todos los que se encuentran en una situación así, llamada irregular, viven en pecado mortal”.

Y añade: “No me refiero sólo a los divorciados en nueva unión, sino a todos, en cualquier situación en que se encuentren” y pide al clero amplitud de miras y misericordia a la hora de discernir quién puede tener derecho a los sacramentos.

Nosotros en los equipos tampoco deberíamos olvidarnos de ellos. Habría que buscar a los que están pasando por esa situación y ayudarlos a vivir como cristianos queridos y acogidos por nosotros. Seguramente todos tenemos cerca a alguno, ¿por qué no trabajamos con ellos? Miremos siempre hacia delante, lo pasado ya no tiene solución.

Un abrazo

Huellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *