home Noticias ALEGRÍA

ALEGRÍA

JUAN 20, 19-31

19 Ya anochecido, aquel día primero de la semana, estando atrancadas las puertas del sitio donde estaban los discípulos, por miedo a los dirigentes judíos, llegó Jesús, haciéndose presente en el centro, y les dijo:

– Paz con vosotros.

20 Y dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos sintieron la alegría de ver al Señor. 21 Les dijo de nuevo:

– Paz con vosotros. Igual que el Padre me ha enviado a mí, os envío yo también a vosotros.

22 Y dicho esto sopló y les dijo:

– Recibid Espíritu Santo. 23 A quienes dejéis libres de los pecados, quedarán libres de ellos; a quienes se los imputéis, les quedarán imputados.

24 Pero Tomás, es decir, Mellizo, uno de los Doce, no estaba con ellos cuando llegó Jesús. 25 Los otros discípulos le decían:

– Hemos visto al Señor en persona.

Pero él les dijo:

– Como no vea en sus manos la señal de los clavos y, además, no meta mi dedo en la señal de los clavos y meta mi mano en su costado, no creo.

26 Ocho días después estaban de nuevo dentro de casa sus discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús estando las puertas atrancadas, se hizo presente en el centro y dijo:

– Paz con vosotros.

27 Luego dijo a Tomás:

– Trae aquí tu dedo, mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino fiel.

28 Reaccionó Tomás diciendo:

– ¡Señor mío y Dios mío!

29 Le dijo Jesús:

– ¿Has tenido que verme en persona para acabar de creer? Dichosos los que, sin haber visto, llegan a creer.

30 Ciertamente, Jesús realizó todavía, en presencia de sus discípulos, otras muchas señales que no están escritas en este libro; 31 estas quedan escritas para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y, creyendo, tengáis vida unidos a él.

Estamos en Pascua. Celebramos la resurrección de Jesús. Es tiempo de alegría. No lo podemos ocultar. Somos afortunados por poner nuestra confianza en Jesús. Esto nos quitará el miedo y las dudas y nos dará alas para vivir en paz y en felicidad.

De este evangelio queremos destacar, en primer lugar, que Jesús está con nosotros, no ha muerto, no se ha ido, está en otro estado que solo es perceptible de la interioridad. En segundo lugar, que Jesús se presenta en grupo, a todos los discípulos, a los más cercanos, a quienes están dispuestos a aceptar y entender. En tercer lugar, que se presenta con un saludo de cercanía y de bondad: paz a vosotros. En cuarto lugar, que se presenta para que seamos conscientes de que el Reino de Dios ya habita aquí, entre nosotros. Y por eso cada uno de nosotros tenemos el compromiso de hacer realidad ese Reino desde el amor a todos. En quinto lugar, en el grupo hay personas que se resisten a creer, pero también para ellas Jesús ha resucitado, se trata de cambiar la actitud para descubrir a Dios en nosotros.

En el siguiente video se nos invita a encender la luz de la fe, a aprender el lenguaje de la confianza. Feliz domingo. Aleluya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *