home Noticias LOS DIEZ SECRETOS DEL PAPA FRANCISCO

LOS DIEZ SECRETOS DEL PAPA FRANCISCO

El martes 13 de marzo se cumplieron los 5 años de la elección del Papa Francisco. El diario ABC publicó al primer año una serie de fotos con el mismo título, que completamos y añadimos con textos y nuevas instantáneas.

Sencillez

Probablemente éste sea el “santo y seña” más destacable del papa Francisco que se manifiesta en todas las otras característica suyas. Es el talante de Jesús que nos transmiten los evangelios.

Desde que era profesor de filosofía y literatura, el «padre Jorge» sabe que “los pedestales no sirven para nada”. Es mejor acercarse al alumno de igual a igual, a su altura. Como párroco y obispo, aprendió a «hablar a los más chicos, y así te entienden también los mayores». En Buenos Aires era conocido por sus frecuentes visitas a las ‘villas miseria’ de la ciudad.

Hoy ya Papa -obispo de Roma- lo sigue haciendo, como en éste barrio Tiburtina de chavolas en Roma, muchos de los cuales proceden de países de su nativa Sudamérica (en su mayoría de Ecuador y Perú).

La preocupación por los pobres es uno de los pilares de su papado.

Piensa que los títulos y los tronos crean barreras innecesarias. Se llama «Francisco», en lugar de «Francisco I». No utiliza como antefirma «P.P.» ni «S.S.». Es un Papa con zapatos negros.

Afecto

Es un vendaval de cariño. Con las personas que conoce y con personas desconocidas, especialmente si son niños, pobres o enfermos.

Cada miércoles dedica 45 minutos a recorrer la plaza de San Pedro en el «papamóvil», para que todos puedan verle de cerca y hasta intercambia su solideo por el que le dan.

Sonríe, bendice, besa en un despliegue de energía asombroso, en un hombre de 80 años, con ligera insuficiencia pulmonar y que no hace deporte. Reparte besos y abrazos sin cansarse, especialmente a los enfermos de Ela, Down, etc. Afecto presente si es necesario en una celebración de la penitencia como en en la imagen, junto a otros sacerdotes.

Humildad

Lavatorio de pies en la eucaristía del Jueves Santo incluso a algún mujer y también árabes.

Regaló a Benedicto XVI el icono de la «Virgen de la Humildad», recibido de la Iglesia Ortodoxa rusa. Francisco y Benedicto son ejemplo de esa virtud. Joseph Ratzinger fue toda su vida una persona sencilla y sobria, espartana en sus gastos personales..

Jorge Bergoglio siempre ha sabido cocinar, lavarse la ropa, tomar el autobús y el metro. Al día siguiente de ser elegido Papa, fue a la residencia del clero – donde él mismo reside -a recoger su maleta y pagar su factura.

Fortaleza

Cuando despedía a la presidenta brasileña Dilma Roussef, antigua militante y prisionera política, durante la dictadura militar, el Papa le dio un consejo de su propia experiencia: «Recuerde: fuerte, pero con ternura».

Siempre ha sido cariñoso con todos pero, al mismo tiempo, «lo que tiene que hacer, lo hace». Sus antiguos colaboradores están seguros de que, pronto o tarde, hará poda y limpieza en la Curia vaticana. Fustiga el «carrerismo», la corrupción y la hipocresía.

Libertad

Francisco es un hombre libre. No aspira a nada. No le importa lo que digan de él. Desde hace tiempo no se molestaba en responder a calumnias contra su persona. Sólo responde a tergiversaciones sobre lo que decía en público o en privado.

Es un Papa «low cost». No necesita nada. Nunca tuvo coche oficial, ni secretarios; tan sólo una agenda. Llama directamente por teléfono a quien quiere. Escribe y habla con libertad. Las críticas le importan un comino.

Colegialidad

Como superior de los jesuitas de Argentina. Como arzobispo de Buenos Aires. Siempre escuchaba la opinión de los interesados en cada tema y la de sus colaboradores. Pero, después, decidía solo, asumiendo toda la responsabilidad. Desde el comienzo nombró entre los cardenales a un grupo permanente de ocho cardenales con los que se reúne frecuentemente para consultarles en sus decisiones de gobierno eclesial.

Como presidente de la conferencia episcopal argentina, respetaba la opinión colectiva, aunque no coincidiese con la suya. Para la reforma de la Curia se apoya en el trabajo del grupo de ocho cardenales, de los cinco continentes y en el Sínodo de Obispos.

Se levanta a las cinco de la mañana, y hace una hora de oración. Después, prepara su homilía y sigue rezando, hasta la misa de las siete. Acude muchas veces al sagrario. A última hora de la tarde reza otra hora delante del Señor.

Dice él mismo: «A veces me adormilo un poco, por el cansancio. Pero Él me comprende; me consuela pensar que Él me mira. A veces pensamos que debemos pedir, hablar, hablar, hablar…. ¡No! Déjate guiar por el Señor».

Profundidad

Frente a quienes piensan y escriben que el Papa Francisco dice y tiene muchos “gestos” pero menos “profundidad” convendría recordarles dichos tan famosos como aquel tan popular que dice: “Hechos son amores y no buenas razones”

El joven perito químico, Jorge Bergoglio, trabajó en un laboratorio de análisis de alimentos. Allí aprendió a realizar, con exactitud, mediciones y cálculos. Se formó en el noviciado de la Compañía de Jesús, cuando todavía se impartían clases en latín. El papa Benedicto XVI que varias veces ha salido a favor de quienes atacan al papa Francisco de su formación acaba de decir al cumplir su quinto aniversario: “Papa Francisco es un hombre de profunda formación filosófica”

Es licenciado en Filosofía y en Teología. Fue un gran profesor de filosofía y literatura. Predica y escribe con gran lucidez, vigor y belleza literaria. Es un intelectual que, deliberadamente, omite los razonamientos complicados y presenta las conclusiones con palabras

Misión

En la intervención que impresionó a los cardenales antes del Cónclave, Jorge Mario Bergoglio dijo: «La evangelización es la razón de ser de la Iglesia, Que está llamada a salir de sí misma e ir a las periferias geográficas y existenciales».

Les advirtió que «cuando la Iglesia no sale de sí misma para evangelizar, se vuelve autorreferencial y se enferma y cae en el narcisismo. Insiste cada día en que «hay que salir a los caminos, encontrar a la gente».

Coherencia

Desde que era maestro de novicios, su «método» ha sido enseñar con el ejemplo. Acompañaba a sus hermanos jesuitas más jóvenes, a alimentar a los cerdos, y cocinaba en la residencia los domingos. En 21 años de obispo visitaba a los sacerdotes en sus casas, les cuidaba cuando estaban enfermos.

Dedicaba mucho tiempo a catequesis, confesiones, confirmaciones y primeras comuniones, en las parroquias pobres. No pide nada, que no haya hecho personalmente antes. Por eso puede exigir.

Otras “instantáneas” del Papa

El cardenal Bergoglio (hoy Papa Francisco) en una visita pastoral a un barrio de Buenos Aires. El actual superior general de los Jesuitas al cumplir el Papa Francisco sus 5 años de pontificado dice de él: “”El Papa Francisco tiene una sensibilidad social que le sale por los poros”.

 

Saturnino Rodríguez

Religión Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.