home Encuentros Internacionales BASILICA DE LA SANTISIMA TRINIDAD FATIMA 2018

BASILICA DE LA SANTISIMA TRINIDAD FATIMA 2018

La Basílica de la Santísima Trinidad ha sido el espacio habilitado para los encuentros generales. Su capacidad determinó el número de asistentes. 9.000 personas. Todos sentados en asientos confortables. Pasadas unas horas había que buscar postura.

Llama la atención su grandiosidad. Su espacio tan enorme. Su altura. Su luminosidad. Su audición. Todo excelente. El arquitecto y el equipo que puso su buen hacer en el diseño y la construcción merecen nuestra felicitación.

Aquí todo es grande. Es inmenso. Es una obra humana grandiosa. Desde la explanada para su entrada con una cruz también enorme, pasando por unas puertas de acceso grandes, muy grandes, que nos hacen entrar a un espacio grandioso. Ahí dentro las personas nos hacemos pequeñas, a pesar de ser cerca de 9.000. La zona del coro, el presbiterio, los asientos de los celebrantes, el altar, el ambón, los pasillos, todo enorme.

Y todo para hacer cómoda la estancia durante toda la mañana. Y en ocasiones por la tarde. El ambiente magnífico. La temperatura la justa.

Podemos decir que ha sido una basílica que ha ayudado a hacer este Encuentro Internacional más grande, más cómodo, más fácil, más hermano, más universal.

El paseo de las banderas de los 85 países asistentes, las danzas de la apertura, el desfile de los cardenales, obispos y sacerdotes -cerca de 500- en procesión al altar para las eucaristías, los mínimos desplazamientos para recibir la comunión, el coro…son simples actos que hicieron bello el encuentro.

Un párrafo aparte merece el Cristo, el enorme Cristo, con una cara bien poco occidental, que preside la Basílica. Su mirada, su fortaleza, su dolor, su entrega aparece a los ojos de todos para interrogarnos por nuestra propia vida.

Amigos de los equipos, entrar en la web, mirad los videos, repasar las fotografías y podréis haceros una idea de lo grandiosa que es la basílica de la Santísima de Trinidad de Fátima.

Para nosotros, ante tanto grandeza, el sentimiento que nos apareció fue el de grandeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.