home Encuentros Internacionales ROSARIO FATIMA 2018

ROSARIO FATIMA 2018

También hubo rosario. ¡Cómo no iba a verlo en Fátima! Fátima es la cuna del rosario. En la explanada se oye, a cada hora, la música que nos recuerda el milagro y varias veces al día el rosario con esa repetición de alabanzas a la Virgen. ¡Qué bien suena ahí!

Se recitan las avemarías cambiando de idioma cada cinco avemarías. Era igual. Todos sabíamos lo que se decía. Cada uno contestaba en su propio idioma. Aquello no era “babel”, al contrario, todos nos entendíamos, todos rezábamos con nuestras palabras y con nuestro corazón. La Virgen sonreía y admiraba la fe de tanta gente.

La procesión con las velas y la imagen de la Virgen recorrió la explanada. Todos mirábamos esa imagen tan nuestra, ten estilizada, tan floreada, tan amada de la Virgen de Fátima. Portada a hombres, a paso lento, con las velas encendidas, poniendo toda la confianza en Ella.

En este mundo donde por muchas partes hay racismo y xenofobia e indiferencia ante lo que le pasa a los demás, se eleva la Madre de Dios y nos acoge y nos impulsa a no quedarnos quietos, a seguir amando, a seguir acompañando. Porque por encima de todo el amor se impuso. Cuando, en la oscuridad de la noche, contemplas esa imagen de la Virgen, comprendes que el amor está repartido por todas partes, la bondad es el rasgo de la mayor parte de la gente, la cercanía a los demás nos hace bien.

Amigos de los equipos el sentimiento que entonces surgió en nosotros fue el de la paciencia y la confianza en la Virgen. Y eso nos hace mucho bien. Si alguien sabe de amar es la Madre, si alguien sabe de acariciar es la Virgen. Y eso es lo que nosotros sentimos en el rosario y la procesión en Fátima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.