home Reflexiones LA ACOGIDA

LA ACOGIDA

 

 

En el verano hemos hecho amigos nuevos, gente sencilla que nos dan lecciones de acogida.

Hemos visto que un peregrino a Santiago pasó por la finca de este amigo y le pidió poner una tienda pequeña de campaña en un prado cerca de su casa. Al poco vino el hijo y al hablar con el peregrino vio que no tenía nada para comer. Entonces le pasó comida, pero a la mañana siguiente el peregrino seguía allí, así que le mando pasar a desayunar, y así siguió dos o tres días hasta que el peregrino se recuperó y dijo que seguía su camino.

No es habitual ver cosas como esas y sobre todo hacerlas con tanta naturalidad y sin esperar ningún reconocimiento. Ojalá los demás seamos tan acogedores y lo hagamos con alegría y naturalidad. Que Dios le recompense por tanta generosidad.

Un abrazo

Huellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.