LA VIDA

 

 

La vida nos sorprende continuamente con cosas buenas y malas y tenemos que aceptarlas.

Hay épocas de vacas gordas y de vacas flacas, y, aunque parezca mentira todas ayudan.

Cuando las vacas son gordas estamos animados y tenemos una etapa de dar gracias a Dios. Son momentos fuertes de agradecimiento, de felicidad, de cercanía con Dios y de disfrutar de lo que la naturaleza nos ofrece.

Pero en los momentos de vacas flacas también vemos el cariño de los que te rodean, el valor de la amistad y por ello son también momentos de agradecimiento.

En definitiva, se trata de dar gracias a Dios en todos los momentos, porque los momentos difíciles nos endurecen y nos hacen fuertes.

Un abrazo a todos

 

Huellas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.