home Reflexiones 80 AÑOS DE ILUSIÓN

80 AÑOS DE ILUSIÓN


El día 25 de febrero se celebra el 80 aniversario de la primera reunión del equipo pionero de los ENS. El P. Caffarel y cuatro matrimonios franceses comenzaron un camino del que nosotros somos los herederos. Es un buen momento para que nos pongamos a reflexionar lo que significa, en todo su contexto, una efeméride como la que vamos a celebrar. En aquel lejano mes de febrero de año 1939 estaban muy lejos de pensar, de adivinar o de incluso soñar en lo que se ha convertido su búsqueda de una nueva forma de visualizar el sacramento del matrimonio. No es difícil adivinar sus miedos, sus dudas, sus vacilaciones, como ocurre siempre que nos adentramos en terreno desconocido. Sin embargo, pueden sentirse satisfechos de que aquella primera rosa hoy sea un jardín floreciente en 90 países. Nuestra gran misión hoy es dar un auténtico y sincero homenaje a aquellos pioneros que pusieron toda su confianza en el P. Caffarel y en Jesucristo, que colocaron al matrimonio cristiano en toda su dimensión humana y divina. Recordar y valorar los tiempos tan dramáticos que vivieron en sus comienzos, que debe servirnos de ejemplo y motivación cuando estamos decaídos, cuando atravesamos momentos de zozobra, de inquietud porque parece que estamos estancados en nuestro crecimiento.

Es un momento de valorar lo que poseemos, el tesoro que está a nuestra disposición y al que debemos sacar el máximo rendimiento, es un buen momento para volver a las fuentes, a una revisión de los puntos de esfuerzo, a revisar nuestra vida matrimonial en los años de pertenencia al Movimiento, a contemplar la obra de Dios en el Sacramento del Matrimonio, a mantener con gran ilusión y fuerza la primera pequeña llama que en aquella reunión se enciende y que hoy es un gran fuego que cada día avanza con más fuerza. Releamos al P. Caffarel y su pensamiento, valoremos su visión, claridad, su audacia incluso, para dar al matrimonio toda su grandeza, por saber ver su semejanza con el Sacramento del Orden y, de esta forma, llevarles juntos para que todos reflexionemos y avancemos en crecimiento continuo. Somos unos privilegiados y debemos ser felices por ello, no nos desanimemos, derrochemos ilusión en nuestro matrimonio, en nuestro equipo, en nuestro sector, en nuestra región, para que se extienda por todos aquellos que formamos la gran familia de los equipos de Nuestra Señora por todo el planeta, que lo contagiemos, que mostremos sin miedo y convencidos de que estamos preparados, mentalizados y deseosos de aportar nuestro carisma a esta sociedad que pide ejemplos de esperanza. Independiente de actos más o menos concretos para celebrar este aniversario, ese sería nuestra verdadero y mejor homenaje a los pioneros, seguramente lo que más agradecerán.

Conchi y Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.