home Reflexiones SE TRATA DE CONVIVIR CON LAS TENTACIONES

SE TRATA DE CONVIVIR CON LAS TENTACIONES

LUCAS 4, 1-13

“1 Jesús, lleno de Espíritu Santo, regresó del Jordán, y el Espíritu lo fue llevando por el desierto 2 durante cuarenta días, mientras el diablo lo tentaba. Todo aquel tiempo estuvo sin comer y al final sintió hambre.

3 El diablo le dijo:

– Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en un pan.

4 Jesús le contestó:

– Está escrito que “no sólo de pan vivirá el hombre” (Dt 8,3).

5 Después, llevándolo a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo 6 y le dijo:

– Te daré toda esa autoridad y su gloria, porque me la han dado a mí y yo la doy a quien quiero; 7 si tú me rindes homenaje, será toda tuya.

8 Jesús le contestó:

– Está escrito: “Al Señor tu Dios rendirás homenaje y a él sólo prestarás servicio” (Dt 6,13).

9 Entonces lo condujo a Jerusalén, lo puso en el alero del templo y le dijo:

– Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, 10 porque está escrito: “Dará órdenes a sus ángeles para que te guarden”,

11 y también: “Te llevarán en volandas, para que tu pie no tropiece con piedras” (Sal 91,11-12).

12 Le contestó Jesús:

– Está mandado: “No tentarás al Señor tu Dios” (6,16).

13 Acabadas todas sus tentaciones, el diablo se alejó de él por un tiempo”.

La vida trae consigo las dificultades, las tentaciones, los sufrimientos. Hoy el evangelio nos presenta esta realidad. Jesús es tentado por el diablo para que tomemos conciencia de que, desde nuestra libertad, también nosotros seremos tentados por fuegos de artificio semejantes: las envidias, las codicias, el propio interés, la pereza, el dinero. Se trata de vivir sabiendo que existen esas tentaciones y que tenemos la capacidad de aceptarlas para superarlas. No van a desaparecer por un milagro ni por arte de magia. Van a estar ahí, Se trata de saber convivir con ellas sin dejarnos vencer por ellas.  

Amigos de los equipos, tomemos conciencia de que podemos elegir el bien, el acompañamiento, la cercanía, el desprendimiento, la oración, la escucha, el cariño, la comprensión, la compasión…Y todo eso nos hará bien. Pero se trata también de darnos cuenta de que en ese camino de la vida, la tentación acompaña a la persona como una sombra que podemos integrar sin caer en sus redes destructivas.

En el siguiente video se nos invita a salir de la rutina y hacer de cada acto de nuestra vida diaria una razón de vivir. En cada uno de nosotros está la elección. Feliz domingo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.