home Reflexiones LA FE PARA EL DÍA A DÍA

LA FE PARA EL DÍA A DÍA

JUAN 10, 27-30

27 Mis ovejas escuchan mi voz: yo las conozco y ellas me siguen, 28 yo les doy vida definitiva y no se perderán jamás ni nadie las arrancará de mi mano.

29 Lo que me ha entregado mi Padre es lo que más importa, y nadie puede arrancar nada de la mano del Padre.

30 El Padre y yo somos uno.

Este evangelio nos da seguridad. Ser conscientes de que somos amados por Jesús transforma nuestra manera de vivir. Lo mismo que Jesús y el Padre tienen una relación íntima, hasta el punto de que son uno. De alguna manera nosotros podemos tener también esa relación íntima con Jesús para que seamos uno. De esta manera no estamos perdidos ni sabemos por donde ir. Porque es el mismo Jesús quien nos lleva de la mano.

Puede sonar a teórico. Pero, si lo ponemos en la vida de cada día, la cosa cambia. Confiar en Jesús: esa es la cuestión. Porque desde ahí la vida tiene sentido, la cruz la entendemos y la aceptamos, la alegría forma parte de nuestra esencia. Y los demás, todos los demás, nos importan.

Amigos de los equipos, la fe no es para los teóricos, la fe es para la vida de cada día. Porque entonces seremos solidarios, empáticos, comprensivos, compasivos, amorosos. Entenderemos entonces qué es la comunidad.

En el siguiente video se explica cómo es sentirse cercano a los demás, ayudar, comprometerse. Feliz domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.