home Reflexiones MI ORACIÓN

MI ORACIÓN

Siguiendo el texto que ayer comenzamos del Padre Caffarel publicado en la Carta mensual de los ENS, en 1952, y que sigue de plena actualidad, sigue diciendo el Padre Caffarel, viendo los resultados del tiempo que dedicamos a cada una de nuestras actividades en el día a día:

Me diréis: nada es más engañoso que esta clase de cálculos. Se comparan realidades que no son comparables. La oración no es un asunto de tiempo. No más que el amor: porque pase diez horas cada día en mi trabajo y muy poco tiempo hablando con mi mujer y mis niños no es que no los quiera o los quiera menos que a mi oficina. El amor no es asunto de tiempo.

Podemos pensar así y creer que no se trata de tiempo o que no todo es tiempo, que si pongo calidad a ese poco tiempo puede ser suficiente. ¿Qué crees? Date un tiempo para pensar en ello. Saca algunas conclusiones. Y mañana sabremos lo que piensa el Padre Caffarel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.