AMBIENTE DE FELICIDAD FATIMA 2018

Éramos muchos. Éramos hermanos. Éramos felices. Nadie era extraño. Todos estábamos en sintonía. El color de piel, pertenecer a países muy distintos y muy lejanos, vestir de distinta manera, hablar variados idiomas. Nada era obstáculo para sentirnos muy cercanos. Nadie era extraño. Nadie nos era ajeno. La amabilidad de todos se repartía por doquier. Y …