LO BUENO Y LO MALO

Y uno de los más viejos de la ciudad dijo: Háblanos de lo Bueno y de lo Malo. Y él respondió: Puedo hablar de lo bueno en vosotros, no de lo- malo. Porque, ¿qué es lo malo sino lo bueno torturado por su propia hambre y su propia sed? En verdad, cuando lo bueno está hambriento, …

LA RAZÓN Y LA PASIÓN

Prensa del Museo de Villagarcía Campos, PP. Jesuitas Y la sacerdotisa habló de nuevo: Háblanos de la Razón y la Pasión. Y él respondió, diciendo: Vuestra alma es, a veces, un campo de batalla sobre el que vuestra razón y vuestro juicio combaten contra vuestra pasión y vuestro apetito. Desearía poder ser el pacificador de …

EL COMPRAR Y EL VENDER

Y un mercader dijo: Háblanos del Comprar y el Vender. Y él respondió: La tierra os entrega sus frutos y vosotros no conoceréis necesidad si sabéis solamente cómo llenaros las manos. Es en el intercambio de los dones de la tierra donde encontraréis abundancia y seréis satisfechos. Pero, a menos que ese intercambio sea hecho …

LA LIBERTAD

Y un orador dijo: Háblanos de la Libertad. Y él respondió: A las puertas de la ciudad y a la lumbre de vuestro hogar yo os he visto postraros y adorar vuestra propia libertad. Así como los esclavos se humillan ante un tirano y lo alaban aun cuando los mata. ¡Ay! En el jardín del templo y …

LA ALEGRÍA Y EL DOLOR

Entonces, dijo una mujer: Háblanos de la Alegría y del Dolor. Y él respondió: Vuestra alegría es vuestro dolor sin máscara. Y la misma fuente de donde brota vuestra risa fue muchas veces llenada con vuestras lágrimas. Y ¿cómo puede ser de otro modo? Mientras más profundo cave el dolor en vuestro corazón, más alegría podréis …

EL TRABAJO

Entonces, dijo el labrador: Háblanos del trabajo. Y él respondió, diciendo: Trabajáis para seguir el ritmo de la tierra y del alma de la tierra. Porque estar ocioso es convertirse en un extraño en medio de las estaciones -y salirse de la procesión de la vida, que marcha en amistad y sumisión orgullosa hacia el infinito. Cuando trabajáis, …

EL COMER Y EL BEBER

   Entonces, un viejo que tenía una posada dijo: Háblanos del comer y del beber. Y él respondió: Ojalá pudiérais vivir de la fragancia de la tierra y, como planta del aire, ser alimentados por la luz. Pero, ya que debéis matar para comer y robar al recién nacido la leche de su madre para …

EL DAR

Entonces, un hombre rico dijo: Háblanos del dar. Y él contestó: Dais muy poca cosa cuando dais de lo que poseéis. Cuando dais algo de vosotros mismos es cuando realmen­te dais. ¿Qué son vuestras posesiones sino cosas que atesoráis por miedo a necesitarlas mañana? Y mañana, ¿qué traerá el mañana al perro que, demasiado previsor, …

LOS NIÑOS

Y una mujer que sostenía un niño contra su seno pidió: Háblanos de los niños. Y él dijo: Vuestros hijos no son hijos vuestros. Son los hijos y las hijas de la Vida, deseosa de sí misma. Vienen a través vuestro, pero no vienen de vosotros. Y, aunque están con vosotros, no os pertenecen. Podéis …

EL MATRIMONIO

Entonces, Almitra habló otra vez: ¿Qué nos diréis sobre el Matrimonio, Maestro? Y él respondió, diciendo: Nacisteis juntos y juntos para siempre. Estaréis juntos cuando las alas blancas de la muerte espar­zan vuestros días. Sí; estaréis juntos aun en la memoria silenciosa de Dios. Pero dejad que haya espacios en vuestra cercanía. Y dejad que …